Entrevistas

Sobre la Biblioteca EAFIT

20/02/2014

Comparto con ustedes esta entrevista de Mónica Quintero para El Colombiano.

 

 

Publicado en El Colombiano, el 16 de Febrero de 2014

 

BeRdqWrCQAAccIe

Biblioteca Universidad EAFIT. Foto: Héctor Abad.

¿Cuál es la esencia?
“La Biblioteca de Eafit es, incluso arquitectónicamente, el corazón de la universidad. Hacia ella fluye la sangre del conocimiento y las ideas de los profesores, estudiantes y directivos y la Biblioteca la bombea otra vez hacia afuera, con la esperanza que llegue muy lejos, a la ciudad, a Antioquia y al mundo. Su esencia es reunir material bibliográfico, físico y virtual, que sea una especie de gran memoria del conocimiento humano. Esa memoria palpita, está viva”.

¿Qué es lo que más le gusta?

“Me gusta que es amable, práctica, abierta, fácil de usar. La Biblioteca de Eafit es como un libro abierto. El que quiera leer, que lea”.

¿Cómo se la sueña?
“No existe ninguna biblioteca completa, ni siquiera la gran biblioteca de internet, que es del tamaño del mundo. Hay libros en la Biblioteca de Eafit que internet todavía no tiene, aunque poco a poco se los daremos. Le falta lo que a los estudiantes, los investigadores y los profesores les haga falta, y haremos lo posible por conseguirlo. Una cosa quisiera tener: un verdadero incunable; hasta donde sé, en ninguna biblioteca de Medellín hay un verdadero incunable (un libro impreso entre 1450 y 1500). Aspiro a que la biblioteca compre alguno, o a que alguna empresa me lo patrocine, pues los más modestos cuestan 30 mil dólares”.

¿Qué proyectos tiene?
“El objetivo principal me lo trazó el mismo rector de Eafit, Juan Luis Mejía: promover la lectura en todas sus formas: física, virtual, presencial, ausente. Seguiré algunos proyectos que ya se hacían, como el Trueque Literario, que haremos en abril, y haré un proyecto nuevo que se llamará Leer Libera, para avivar la sed de leer: vamos a meterle a la gente los libros por ojos, nariz y boca, para que vean que leer es una maravilla y no leer una gran tristeza”.

¿Qué es lo que no vemos detrás de una biblioteca?
“Para que una biblioteca funcione tiene que haber unos bibliotecarios pensando en el servicio, anticipándose a las necesidades de los lectores. Hay que pensar en aspectos informáticos, pero también en lo más sencillo y práctico: sillas, luz, silencio, computadores, estanterías, páginas web. Es toda una maquinaria que debe funcionar como un reloj, y no pararse nunca”.

¿Cuál espacio es el que hace clic con la lectura?
“A veces entro aquí muy temprano, a las 7:00 de la mañana, con esa luz maravillosa de Medellín, y en el silencio de esa hora, con el agua que se refleja alrededor de la biblioteca, dan muchas ganas de coger un libro y sumergirse en él”.

¿Cómo invitar a los usuarios a leer?
“Como si fuera un acto pecaminoso y erótico. Los que no leen son los que se lo pierden. Saber es atractivo, la ignorancia, el no saber, es triste, es peligroso, es desventajoso”.

¿Tiene alguna historia que le haya pasado en ella?
“En la primera semana no tenía todavía la tarjeta para abrir la puerta. Me quedé hasta tarde y no podía salir una noche. Pensé que iba a tener que quedarme a dormir dentro, y la idea me pareció magnífica: dormir acompañado por cientos de miles de libros: eso es un buen sueño”.

¿Qué significa trabajar entre tantos libros?
“Significa sentirse poquita cosa, porque en esos libros cabe muchísimo más de lo que cabe en un pobre cerebro. Pero saber que uno puede conversar con el genio que quiera, en el silencio de la lectura, es muy estimulante. ¿Quiero hablar con Dante, con Bertrand Russell, con Platón, con Cervantes, con Tomás Carrasquilla? Aquí están, esperándonos con sus palabras, en sus libros abiertos”.

¿Qué es ser director de una biblioteca? ¿Aunque tiene más la misión de gerenciar, no es, también, volverse casi  un librero?
“Yo ya he sido librero, y editor, y traductor, y hasta escritor, pero ser bibliotecario es otra cosa: aquí se ofrecen libros gratis, lectura para el que quiera, aquí compramos los libros que no tenemos, aquí las puertas están abiertas. Es más emocionante ser bibliotecario que librero, porque no es un comercio, sino un regalo”.

¿Cómo conectarse ahora con el mundo digital?
“En eso ya estamos: estamos suscritos a inmensas bases de datos, compramos miles y miles de libros electrónicos, tenemos computadores enlazados a la red, disponibles todo el tiempo. Hay música, hay películas, hay libros muy nuevos y libros muy viejos, hay manuscritos únicos, hay incluso incunables colombianos (de los primeros años de la imprenta en Colombia)”.

¿Cuál es el libro que hay  que más le gusta?
“Todavía no conozco todos nuestros libros, pero en la Sala Patrimonial hay grandes tesoros, ejemplares únicos de la historia de Colombia y de Antioquia; también partituras, obras originales, que nunca han sido tocadas: los músicos tienen en la biblioteca una mina”

¿Cuál es el tesoro?
“Hay tesoros en la Sala Patrimonial, como ya dije, pero al ser Eafit una universidad científica, hay muchos libros prácticos de ingeniería, de gerencia, de geología, de ciencias en general, que pueden abrirle el apetito a cualquiera que tenga hambre de saber y aprender. Y las puertas están abiertas para ellos. La gente que trabaja en la biblioteca, además, quiere ayudarles a que lean lo que buscan, y a que investiguen aquí lo que quieran, con libros reales o bases de datos inmensas, del mundo entero”.

¿Qué significa trabajar entre tantos libros?
“Es algo parecido a tener el mundo (pasado y presente) al alcance de la mano. Es aquello que me permite activar poderosamente la imaginación. También es sentir la angustia permanente de que no voy a tener tanto tiempo de vida para leerlos todos”.

¿Cuántos libros tienen?
“Físicos, casi 200 mil. Virtuales, millones”

You Might Also Like

  • Juan Andrés 13/04/2014 at 4:28 am

    A quién se le hizo esta entrevista? Quién la hizo? Soy estudiante de EAFIT y quisiera saber.

    • Héctor Abad Faciolince 13/04/2014 at 3:36 pm

      Entrevista a Héctor Abad por la periodista Mónica Quintero para El Colombiano.