Columnas

Si insultan a mi mamá

17/01/2015

Pope Francis         El viernes, apenas leí que el Papa había dicho, muy virilmente, que “si alguien dice una palabrota sobre mi madre puede esperarse un puñetazo” (la atenuada versión papal de “le doy en la cara marica”), me apresuré a llamar a mi madre, nonagenaria y muy católica ella. A mí -y me perdonarán que ensucie las limpias páginas de El Espectador con malas palabras- por casi todo lo que escribo, semana tras semana, me dicen idiota, ignorante, gonorrea, malparido y, sobre todo, hijueputa. Por eso, preocupado con el consejo del Papa, corrí a preguntarle a mi mamá: “¿A ti te parece que si alguien me dice que tú eres puta yo tengo que pegarle un puño?” Y ella, sin pensarlo un instante: “No, no se le debe pegar a nadie.” Le agradecí la respuesta y la enseñanza porque si no cada semana yo tendría que estar rastreando tuiteros, blogueras, feisbuqueros, para pegarles un baculazo papal en la cabeza.

A raíz de la masacre de Charlie Hebdo se han dicho muchas tonterías. Yo mismo las he dicho al aplicarle una aritmética barata al Islam para demostrar que muchos de sus fieles viven todavía en la edad media. Las cosas son mucho más complejas que cualquier simplificación retórica que uno se invente por eficacia argumentativa. Pero también han dicho idioteces quienes sostienen que los caricaturistas se buscaron su castigo; o quienes explican el asesinato de cuatro judíos que compraban comida kosher porque el ejército de Israel ha matado muchos palestinos; y hasta las ha dicho el Papa, en italiano, al afirmar que “Non si può insultare la fede degli altri, non si può prendere in giro la religione” (no se puede insultar la fe de los demás, no se le puede mamar gallo a la religión). Aunque la tontería más frecuente, y repetida hasta la náusea, es que “hay que respetar las creencias del otro”.

Esta última frase, más que una tontería, es un lugar común que suena muy bien, pero que confunde dos derechos muy distintos. Uno es el derecho a creer lo que cada uno quiera: cada cual es libre de creer en Cristo, en Mahoma, en la homeopatía, en el Big-Bang, en nada, en la astrología, en las brujas, en que la tierra es cuadrada. Ese es un derecho, el de la libertad de pensamiento y conciencia. Cada cual cree lo que quiere. Pero al mismo tiempo que uno afirma que el otro tiene derecho a creer lo que quiera, también puedo afirmar que yo tengo derecho a criticar sus creencias, a ponerlas en duda, a no respetarlas, a reducirlas al absurdo (lo cual es una forma de burla intelectual), a caricaturizarlas. Usted tiene derecho a creer que Mahoma es sagrado, intocable, incriticable y que está prohibido dibujarlo, pero yo tengo derecho a decir que no me parece sagrado, ni intocable, y que me parece criticable y susceptible de ser dibujado.

A las Farc hay que respetarles que crean en el comunismo y en el modelo económico chavista, y que lo defiendan con argumentos, pero yo tengo derecho a burlarme de su modelo económico y de sus convicciones comunistas. Y Uribe tiene derecho a pensar que una sociedad de terratenientes es sana, o Santos a creer que el capitalismo es lo mejor que existe para que una sociedad crezca, pero yo puedo ridiculizar la ideología finquera de Uribe y el libre mercado de Santos.

Ahora a algunos les ha dado por decir que uno puede criticar y se puede reír de todo menos de la madre o de la religión de los demás. Pues hombre, puede que no sea de buen gusto, ni recomendable en ciertas circunstancias, pero de ahí a prohibirlo o a castigarlo con coscorrones (no digamos con kalashnikovs) el paso es muy largo. Si por respeto a las creencias religiosas de los musulmanes yo no puedo criticar que en la gran mayoría de los países islámicos se castigue severamente (incluso con pena de muerte) el adulterio y el cambio de religión (la apostasía), entonces se acabó la libertad de expresión.

Y ahora sí, tranquilos, insulten a mi mamá. De ella aprendí a no pegarle a nadie. Si mucho les respondo de palabra y por igual: ¡la tuya!

You Might Also Like

  • Alejandro Linero Welcker 17/01/2015 at 11:47 pm

    Tolerancia : aceptar aunque no nos guste, la opinión o hasta la burla de los demás, y al mismo tiempo defender adecuadamente las propias ideas. Las creencias religiosas deben ser íntimas. El mundo mejorará cuando deje de usarse las creencias religiosas como excusas para matar.

  • Barbara Venegas Alba 18/01/2015 at 2:05 am

    ¡Qué delicioso es reir! Juajuajuajua cuanta falta hacen los emoticones del messenger de hace unos años juajuajuajua… se que mi mamá me hubiera contestado igual. Jejeje Gracias por un buen momento…!

  • Fauvar 18/01/2015 at 9:06 am

    En efecto. No “hay que respetar las creencias del otro”, lo que hay que respetar es “al otro”, a la persona. Ni puñetazo ni mucho menos kalashnikov.

  • José M. Ruiz 18/01/2015 at 1:35 pm

    Cuando se dice que para conservar la amistad no deben tratarse temas de religión, política y fútbol, no se está muy alejado de la realidad. Eso tres temas son de “mejor apague y vámonos”
    Admito que si en verdad fuéramos seres inteligentes, pues hasta se podrían tratar esos temas con altura y respeto, pero ocurre que el 98% de los 7000 millones siguen en estado larvario, entonces, y sobre todo en asuntos religiosos, opino que cada quien es dueño de hacer de su talega un costal de hilachas y creer lo que le venga en gana. Entonces, vengo aquí como ser medianamente inteligente, a reconocer y a hacer respetar el derecho de los demás a creer en lo que quieran creer y ese respeto implica que bajo ninguna circunstancia diré que es bueno o malo y mucho menos me burlaré de sus creencias. Eso me hará independiente.
    Burlarse de algo o alguien trae un cierto sabor a dependencia, ante la posibilidad de la duda razonable.

    • juanchu jimenez 19/01/2015 at 1:39 pm

      “Personas inteligentes”,comentarios con sentido comun,me asusta mucho….el todo vale,sea para libertad de expresion,mercado,pais etc.

  • Nicolas 18/01/2015 at 4:36 pm

    El papa solo esta siendo realista… Lo que siempre le hizo falta a un papa católico. El no dice que quien ofende se merece un puñetazo… Sino que “puede esperarlo”. Me parece una posición muy inteligente precisamente para que la gente entiende que hay temas muy sensibles en los que es mejor no meterse si no quiere reacciones intolerantes e iracionales.

    Hector, su postura parte del supuesto de que todos somos tolerantes y eso es una falacia absoluta. Hay niveles y formas de manifestar desacuerdo… Ud mismo lo dice en su columna cuando habla de que es valido y posible criticar. Lo que pasa es que una cosa es criticar y otra ridiculizar y burlarse de temas que son más sensibles para unos que para otros, porque todos somos diferentes.

  • Samuel Whelpley 18/01/2015 at 5:06 pm

    Hombre Hector, muy cierto todo lo que dices, y en cuanto a aquellos que te recuerdan a tu mama insultandola, tambien puedes decir: Que Dios le el doble de lo que tu me deseas, o como digo yo a veces Yo no soy culpable de los pecados de mi mama

  • Compa TefaChikunguña (@Tefa_) 18/01/2015 at 5:17 pm

    Héctor:
    Fui yo quien en nombre de algo en lo que creía le llamó gonorrea. También estaba borracha, si sirve de atenuante, que no como justificación. Y me disculpé, y lo sabe.
    A propósito de los insultos que se gana cada semana, y no solamente por la última de sus columnas, y más allá del debate a expresarse como le venga en gana, ¿no cree que ya es hora de dejar de dar explicaciones y seguir adelante? ¿De, no sé, dejar de escribir cada no sé cuánto sobre cómo lo maltratan, le hacen faltas, lo vituperan? ¿Alejarse del, y perdone que se lo diga con todas sus letras, patetismo de hacerse la víctima cada vez que escribe algo que a la mayoría le causa prurito?
    Le puedo citar, una por una, las columnas suyas en las que ha sido sumamente ofensivo con mucha gente, pero ¿para qué? Y así, tuits y otras columnas en las que se queja de ser un incomprendido, alguien que pone a prueba a los demás con correos electrónicos y columnas que escriben otras personas o haciéndose pasar por muchachas, tías, etc.
    ¿Qué, si alguien duda de su talento o de su inteligencia? ¿Y qué si no siempre la mayoría está en desacuerdo con lo que escribe? Pa’ lante, Abad. Usted sabe quién es y no creo que sea necesario demostrarlo. Yo es que veo que sufre, que se desgasta, que brega a que lo comprendan, a que no lo insulten, a que lo quieran inclusive.
    Le juro que en este juego puede quedarse hasta que se muera, y no serán suficientes las columnas, los libros, las entradas a este blog, ni los tuits o las cosas que quepan en el cada vez más vasto universo que tenemos todos para decir lo que queramos -hasta donde nos dejen. Póngale más cinismo a la cosa y deje a un lado la culpa y el remordimiento.

  • Vktr 18/01/2015 at 5:18 pm

    Hay una “pequeña diferencia” entre la denuncia-crítica y la burla-ofensa que se escuda en una libertad de expresión

  • Fitzgerald Róger Wilson Carballo 18/01/2015 at 5:53 pm

    En primer lugar es un error hablar de “países musulmanes”. Cada país de mayoría poblacional islámica es distinto.
    En segundo lugar, las religiones no son ideologías. Por ello el irrespeto a las creencias -que tanto han impulsado últimamente- es un error. Sí se deben respetar las creencias, sobre todo religiosas porque (no son solo ideologías, como el marxismo o el capitalismo) son parte de la espiritualidad del ser humano. Uno puede opinar lo que quiera, usando la razón y el respeto como medida y limitación. Es un absurdo decir que Charlie Hebdo se buscó lo que le dieron, pero también es un error defender medios satíricos tan ofensivos y humillantes de una cultura y de una religión. No es así de fácil, te estás metiendo con una cultura entera, que merece tanto respeto como la nuestra. Claro está que el atentado a Charlie Hebdo no fue impulsado por la religión, por el Islam, sino que fue cometido por sereds humanos violentos. El Islam no promueve la ablación y la violencia. El ser humano es violento o no. Ergo el violento puede ser musulmán, cristiano, judío, ateo o budista.
    Basta ya de defender el irrespeto disfrazado de libertad de expresión.

    Fitzgerald Wilson
    Cristiano practicante

    • Graógraman 21/01/2015 at 12:27 am

      Usted dice “El Islam no promueve la ablación y la violencia”. Yo tengo que aceptar que estoy parcialmente de acuerdo con usted, pues jamás diría que una persona por ser musulmana sea violenta. Pero es importante tener en cuenta que en el Coran sí hay elementos sumamente violentos, o que excusan la violencia, lo que tampoco puede ser desconocido. Por ejemplo, algunos versículos acerca de los ‘infieles’:

      2:191 Matadles donde deis con ellos, y expulsadles de donde os hayan expulsado. Tentar es más grave que matar. No combatáis contra ellos junto a la Mezquita Sagrada, a no ser que os ataquen allí. Así que, si combaten contra vosotros, matadles: ésa es la retribución de los infieles.
      2:217 Te preguntan si está permitido combatir en el mes sagrado. Di: «Combatir en ese mes es pecado grave. Pero apartar del camino de Alá -y negarle- y de la Mezquita Sagrada y expulsar de ella a la gente es aún más grave para Alá, así como tentar es más grave que matar». Si pudieran, no cesarían de combatir contra vosotros hasta conseguir apartaros de vuestra fe. Las obras de aquéllos de vosotros que apostaten de su fe y mueran como infieles serán vanas en la vida de acá y en la otra. Ésos morarán en el Fuego eternamente.
      3:10 A quienes no crean, ni su hacienda ni sus hijos les servirán de nada frente a Alá. Ésos servirán de combustible para el Fuego.
      3:131 ¡Y temed el fuego preparado para los infieles!
      3:178 Que no piensen los infieles que el que les concedamos una prórroga supone un bien para ellos. El concedérsela es para que aumente su pecado. Tendrán un castigo humillante.

  • Mariana 18/01/2015 at 6:12 pm

    Tiene razón. Se han dicho muchas cosas sobre ese derecho de expresión que defendemos en occidente y que Paris es su cuna. Ahora el reto que se tiene es insisitir en el respeto absoluto de esa libertad de expresión, que debe ser amplia, cobijando incluso la burla y por supuesto, la caricatura. Resaltar la importancia que hay en pensamientos diferentes, en la riqueza que genera el defender cada uno una posición para la construcción de una sociedad plural y diversa. Un reto para occidente, un reto en Colombia.
    La otra pregunta, cómo evitar ataques de fundamentalistas sin entregar esa libertad que defendemos.

  • Nestor Tilla 18/01/2015 at 10:21 pm

    Lo que pasa es que las religiones llevan milenios acostumbradas a liquidar a los faltones (primero a pedrada limpia, luego achicharrándolos) y ahora se les hace duro tener que aguantar improperios. Lo que más pena me da del caso (aparte del asesinato de unos humoristas) es que a la mínima se demuestra que en Occidente, nuestro “evolucionado” Occidente, seguimos tropezando en las mismas piedras que en el “retrasado” Islam, solo que a lo que ellos llaman herejía, nosotros lo llamamos apología del terrorismo, negacionismo o cualquier otra chorrada, porque somos supersofisticados, como ha puesto en evidencia tan fácilmente Dieudonné.

    Nada, que se pilla antes a un hipócrita que a un cojo.

  • Dfurones 18/01/2015 at 10:54 pm

    Muy buena la entrada del blog. No soy creyente pero he estudiado religión en en instituto y no recuerdo en ningún sitio cosas como las que promulga el jefe de la religión cristiana. Sin embargo si recuerdo aquello de poner la otra mejilla, o lo de perdonar a los que nos ofenden. No creo que ese tipo sea representativo de la religión cristiana al igual que los energúmenos q mataron a los dibujantes de Charlie Hebdo no lo son del Islam pero con una diferencia, este señor representa a tía la religión cristiana y deberia tener cuidado con lo que dice.
    Lo dicho muy buena entrada

  • Cristian Rojas (@CF_RojasG) 19/01/2015 at 1:48 pm

    Hay una gran diferencia entre los coscorrones y los Kalshnikov señor Abad. Me hubiera gustado ver a los señores Kouachi dándose golpes con los señores de Charlie Hebdo.

  • Antonio González 19/01/2015 at 2:07 pm

    Hay que tener cuidado y poner en el debido contexto las palabras del Papa. El solo daba un ejemplo de la naturaleza humana y no daba una recomendación. Sacarlo de contexto es muy facil para hacer un escándalo acusando a un hombre bueno humilde y misericordioso de cowsas que no es.

  • Guillermo Durán Garcia 19/01/2015 at 9:18 pm

    Usaré numerales; quien los quiera ver como ordinales, bien pueda:
    1. Asesinos que masacran son bestias rabiosas cualquiera sea su ideología o creencia
    2. Quienes se burlan y ofenden creencias ajenas ejercen violencia sobre creyentes; son violentos, no asesinos.
    3. Fanáticos que asesinan por su fe, su ideología o cualquiera otra pasión, son la misma escoria humana, cualquiera sea su fe, ideología o pasión.
    4. Es estúpido e infame defender cualquier forma de violencia
    5. Es muestra de fanatismo irracional (pleonasmo) generalizar con imputaciones al Islam o a la religión
    6. Este debate, en Colombia, resulta esotérico: masacres, desapariciones forzadas, homicidios en personas protegidas, violaciones, secuestros, etc. tenemos suficientes para indignarnos y de todos los orígenes posibles para repudiar los victimarios y alcanzar un rechazo unánime a todos ellos.

  • mcjaramillo 21/01/2015 at 6:08 pm

    Empezamos aceptando que hay cosas intocables y terminamos con los labios sellados. Pues no: no hay nada intocable, sólo la vida de los demás.

  • Beto10 29/01/2015 at 1:47 am

    Lo bueno es que tenemos un Papa distinto en lo que piensa y en lo que dice. Me crié en Jericó Antioquia y conozco lo cavernario de la Iglesia de esa época (1.955 – 1956)

  • Felipe González C. 06/05/2015 at 2:35 am

    Se respeta a la persona, más no a la opinión.