Columnas

Lecciones de una masacre

19/04/2015
Peter_Paul_Rubens_-_Massacre_of_the_Innocents_-_WGA20259

Masacre de los inocentes – Peter Paul Rubens

 

 

De la repudiable masacre de los 11 soldados profesionales en el Cauca quedan algunos hechos claros y algunas lecciones:

1. Las Farc no están cumpliendo su palabra y han roto su cacareado “cese unilateral del fuego”. Lo que hicieron en la vereda La Esperanza fue atacar la esperanza de paz.

2. Es absurdo que a raíz de esta masacre las Farc pretendan un “cese bilateral”, pues el ataque no se dio a un batallón del Ejército que los estuviera atacando, sino a unos soldados que dormían. Es decir, fue un ataque a mansalva, no un combate. Si las Farc no querían a las Fuerzas Armadas en un sitio estratégico (por las drogas), entonces no han entendido una elemental regla del juego: el Ejército puede y debe ir a cualquier parte del territorio nacional.

3. El Gobierno no solo no ha aceptado el “cese bilateral del fuego”, sino que, correctamente, ha vuelto a escalar el conflicto reanudando los bombardeos. Cuando uno está en una negociación, la estrategia adecuada es pagar con la misma moneda: si cumples el cese al fuego, no bombardeo. Si traicionas tu palabra, te contesto con toda la fuerza de las armas. Eso en inglés se llama tit-for-tat, y en teoría de juegos es la estrategia más exitosa: te trato según como me trates.

4. El Centro Democrático y Álvaro Uribe usarán siempre políticamente las barbaridades de las Farc. Razón no les falta pues cada soldado muerto fortalece su discurso de que el gobierno es pasivo con el terrorismo. A veces pareciera que las Farc, con sus barbaridades, fueran los mejores aliados de la extrema derecha. En tiempos de Uribe, si había una carnicería de soldados (que las hubo, y numerosas) y la prensa hablaba mucho de ella, los medios eran tildados de “altavoces del terrorismo”. Como la oposición colombiana no tiene una política de unidad y solidaridad con el Estado, cuando hay una masacre de las Farc no se solidarizan con las instituciones, sino que las atacan. En países menos tontos y desunidos el Establecimiento forma un puño contra sus enemigos

5. Un claro ejemplo de lo anterior es este trino mendaz del ex presidente Uribe: “Soldados emboscados pidieron ayuda aérea que les negaron; los asesinó Farc y Gobierno cómplice por omisión dolosa.” Aquí el dirigente del Centro Democrático iguala al gobierno, a las Fuerzas Armadas y a las Farc. Acusa de asesinato por igual al gobierno y a las Farc. Es como decir que no hubo apoyo aéreo porque el Ejército y el Gobierno querían que mataran a los soldados. No hay tal complicidad y esa acusación es mentirosa. Si no hubo helicópteros a la media noche, explicó la Fuerza Aérea, fue por condiciones climáticas. Y lo que menos quiere el gobierno y el Ejército es que asesinen a los soldados. El trino de Uribe es mera propaganda.

6. Sin embargo Uribe ha venido asumiendo una posición más constructiva frente al proceso de paz. Al parecer se resigna a los signos de que se acabará firmando un acuerdo. Mientras sus secuaces más enardecidos ponen de moda hashtags al estilo de #NoAlprocesodePaz o #SoloPlomoParaLasFarc, el ex presidente propone correcciones: que las Farc se concentren en un solo lugar del territorio con verificación internacional. Que en zonas de narcotráfico controladas por las Farc se les impida hacer política con las armas. Que se vigile la extorsión que están sufriendo los civiles. En este caso Uribe es menos insensato que quienes lo azuzan.

7. Durante el proceso de desmovilización de los paramilitares, en la era Uribe, las autodefensas cometieron masacres y asesinatos tan graves como los que han cometido las Farc desde el comienzo del proceso de paz. Eso no rompió el proceso con los paramilitares y condujo a la desmovilización de decenas de miles de combatientes. Eso desescaló el conflicto y disminuyó la violencia en Colombia. Creo que es importante imitar a Uribe en esto. Mantener la cabeza fría y seguir negociando a pesar de estos actos bárbaros y repugnantes. No se negocia para que ocurran, sino para que no vuelvan a ocurrir.

You Might Also Like

  • Samuel Whelpley 20/04/2015 at 1:39 pm

    En estas horas bajas, lo mejor es mantener la cabeza fria y no dejarnos manipular con los interesados en torpedear el proceso. Debo reconocer que tu texto me dio una version nueva de este asunto.