Columnas

La hoguera de los herejes

08/02/2015
queen-rania

La reina Rania de Jordania consuela a Anwar Al Tarawneh, la esposa del piloto jordano Muath Al Kasasbeh, asesinado por miembros de EI.

 

“Pornografía de lo atroz”, así definió la abogada argelina, Karima Bennoune, la publicación por parte de Fox del espantoso asesinato en la hoguera de Moath al Kasasbeh, el piloto jordano apresado por los fanáticos del Estado Islámico el pasado diciembre. Ningún otro medio estadounidense publicó el video hecho por Isis. Tampoco la televisión japonesa pasó al aire la decapitación del periodista Kenji Goto, degollado hace pocos días. Y ni siquiera Fox había pasado las decapitaciones de otros rehenes filmadas una y otra vez en los meses pasados. Pero esta semana, en su torpe estrategia de capturar audiencia, los responsables de Fox dieron este paso hacia la pornografía de la violencia.

Naturalmente el canal derechista Fox no comete un delito al publicar el corto en el que Kasasbeh es quemado vivo dentro de una jaula. Mientras el pobre joven de 26 años se retuerce de dolor entre las llamas, los militantes de Isis cantan con entusiasmo: “Dios es grande”. Esto no sitúa a la grotesca Fox fuera del derecho, pero sí fuera del periodismo responsable y compasivo. Por motivos comerciales, más que ideológicos, la cadena gringa le sirve de megáfono a quienes quieren esparcir el terror escalando cada vez más la crueldad de sus ejecuciones filmadas en vivo. Lo de Fox es más grave, pues no le da ningún contexto al crimen y simplemente pone un aviso, como para menores de edad o retrasados mentales: “Warning: extremely graphic video”, es decir, “Cuidado: video muy explícito”.

Los dementes de EI asesinan a todos aquellos que les parecen herejes y caen en sus manos: periodistas, fotógrafos, doctores de Médicos sin Fronteras, cooperantes humanitarios. A veces los entregan, si se paga por ellos un rescate (la guerra es también un negocio). En el caso de Kasasbeh, por quien pidieron un intercambio a Jordania por una jihadista, antes de quemarlo lo humillaron frente a las cámaras en una especie de confesión pública al estilo estalinista.

Antier en el Guardian, Giles Fraser recordaba que en el siglo XVI, en la culta Inglaterra, la hoguera era también un espectáculo público. Según Fraser, Santo Tomás Moro torturó y quemó en la hoguera a varios herejes, entre ellos a James Bainham, por criticar la doctrina del Purgatorio y las jugosas limosnas que recibía la Iglesia gracias a la invención de este nuevo territorio en el más allá. Pagando indulgencias a Roma, los familiares de los pecadores muertos podían hacer más corta su estadía en el Purgatorio. Pues bien, por dudar de esto, según Fraser, Moro hizo quemar al hereje Bainham. Cabe señalar que también los protestantes respondían a la hoguera católica con sus propias fogatas en donde ardían papistas para ellos igual de despreciables.

El rey de Jordania, Abdalá II, como represalia al cruel asesinato del piloto jordano, ordenó la ejecución inmediata de la yihadista solicitada en canje. Esta llevaba presa más de diez años, pero los jordanos cambiaron en un instante la cadena perpetua por la pena de muerte, como venganza a la muerte del piloto. Esto es responder a la locura con ilegalidad. Otro efecto nocivo del terrorismo es que desquicia la justicia.

Las imágenes repulsivas desencadenan más horror, y por eso mismo se vuelve más repudiable la propaganda gratuita de Fox a Isis. La disculpa del canal es que ver este horror aviva la reacción de ira contra el Estado Islámico. Pero a estos no les importa la audiencia indignada de Occidente, sino la publicidad a su supuesto rigor religioso y su implacable furia vengativa, en los países islámicos. Es allá donde el error de la cadena Fox hace más daño.

La libertad de prensa y de expresión protege a quienes deciden publicar estas atrocidades por la red. Pero la prudencia y la autorregulación desaconsejan amplificar las acciones de los asesinos. Convertir la violencia en espectáculo, como suele decirse, es más que un error: es una estupidez. Es dañino para el mundo y al mismo tiempo le hace daño al medio que lo difunde.

You Might Also Like

  • mcjaramillo 08/02/2015 at 5:00 pm

    Lo que la cadena Fox y, otras muchas cadenas olvidan recordar, es que en Iraq no había terrorismo, y que nada tuvo que ver ese gobierno con el derribo de las torres gemelas. De aquella injusta invasión vienen los horrores a los que estamos asistiendo. Pero nadie parece dispuesto a reconocer aquella tropelía.